Cumpleaños veintiocho

Me gusta mirar en retrospectiva, no porque viva en el pasado; no. Es solo para revivir detalle a detalle algún acontecimiento importante. Yo con 24 años creía que estaba más preparada para tener mi segundo hijo. Samira Soledad nació el lunes 15 de octubre de 1990 a las 6 de la tarde, parto natural. Hoy cumple 28 años llena de salud; Tenerla contenta no es difícil, baño y cepillado diario, comidas, meriendas, música, mimos y muy importante: sabanas limpias. ¿Es feliz? hay días en los que creo que sí, otros no lo sé. Si me preguntan, yo quisiera que siempre estuviera contenta y relajada, que no llorara. Pero no siempre es así. Creo que todos los que hemos estado cerca de ella hemos aprendido algo, todos aprendemos: la familia, Candy, terapistas, amigos cercanos que formaron parte del proceso de ella y de nosotros. Costó mucho asimilar que teníamos un hijo con una discapacidad.

En lo personal he aprendido a trabajar la paciencia (porque hay días en que la pierdo), aceptar que hay situaciones que no puedo cambiar porque no dependen de mí, a que no me importe la perfección, total soy muy imperfecta. He aprendido a ser menos exigente y más amable conmigo misma, a resaltar la parte positiva en cada cosa, comprendiendo que cada historia tiene 2 versiones, la tuya y la mía. He aprendido a ser más humilde.


Sorprendiéndome todos los días de los milagros que Dios hace para cada uno de nosotros. Samira es especial, depende 100% de nosotros. No habla, pero su mirada dice más que las palabras, es dulce (cuando no llora); Es mi compañerita, mi maestra. De 28 y se puede acurrucar como un bebe en los brazos de su familia. Leo arriba y me sorprende todo lo recorrido.


“Cuando crees conocer todas las respuestas, llega el Universo y te cambia todas las preguntas” – Albert Espinosa.


Saint Cloud FL, 15 de octubre de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.